Cap. 1. De cómo los felinos se las ingenian para escoger casa.

Hoy cumplí una semana en la nueva casa. El cuarto me agrada a pesar de no tener luz, baño, ni puerta, la casera de 88 años que ha prometido poner todo también me agrada, como me gusta el canto de los pájaros y pericos que cuelgan de los arboles del patio. Teofilo y botete son los perros de la casa, son medio fanfarrones, ladradores y buenazos, amantes de juguetear perrunamente con los gatos. Acostumbran perseguir a un cachorro que hace días se instalo con nosotros, el pequeño felino duerme y pasa el día en la casa, echado entre los libros, en la cama o inspeccionado el plato del cucho. En fin, que el nuevo huésped se ha instalado con tal naturalidad que no hay duda de que es un habitante permanente.

Esta madrugada se escuchaban unos perros en la calle atacando a un gato, el animal chillaba aterrado y enfurecido, yo desperté inquieta, estoy sin puerta y siempre es probable que entre alguno de los perros. El caso es que prendí la luz y vi que los gatos se levantaron conmigo, dormíamos los tres en la misma cama. Intente salir a la calle por no sé qué extraño impulso y afinidad felina pero cerré la puerta cuando vi a los perros ansiosos por salir. Para ese momento el ruido se había apagado y yo regrese a la cama con los gatos.
Me levanté más o menos temprano, pensando que el albañil llegaría a terminar la instalación del baño. Desayune, di de comer a los gatos, quite los diablitos de la caja de luz y salí a la calle dejando la puerta abierta y a Cucho, mi gato de años, parado cerca de la salida aun indeciso si conocer el patio o solo verlo desde el interior. No lo encerré, ni deje obstáculos para los perros pensando que el albañil tenía que llegar y empezar a trabajar. Un día antes, León había empezado la obra y había pasado todo el día en la casa, por la noche se le había ocurrido invitarme unas chelas y a que le acompañara a un hotel, yo tome la proposición con cierta simpatía pero no acepte. Es un tipo de buena platica, así que le invite un te y pasamos un par de horas, yo intente evitar el tema galanesco aunque tengo una propensión a fantasear con las situaciones inesperadas. Como me dio confianza y note una cierta química familiar, pues pensé que podía entrar a mi casa sin problema mientras yo no estuviera y en caso de que pasara algo podría echar los perros fuera.
Me fui un par de horas y regrese con una amiga. En poco tiempo me di cuenta que Cucho no estaba, solo el felino adolescente de la vecina instalado plácidamente en una de las mesas del cuarto. Lo buscamos por toda la casa, yo pensé que estaría dormido en algún lugar del patio y que más tarde aparecería. Mi amiga me invito a comer, lo cual empezaba a solucionar económicamente el día, ese cuyo propósito era dejarse ir sin salir a buscar dinero, comí tranqila con la confianza de que cucho estaría cerca de casa, pero no, no estaba en ningún rincón del cuarto ni se veía en el patio.

León rompía los muros del espacio recién asignado como baño, me acerque a preguntarle si no había visto a cucho, como yo estaba my afligida vino y me dio un abrazo y me bromeo, yo tome el gesto con la calidez con la que venía y salí a la búsqueda callejera. Una mujer que trabaja con la señora que me renta aseguro que los perros había pasado persiguiendo un gato gris, lo cual interpretamos como un gato blanco: cucho corriendo despavorido hacia la calle. Me puse manos a la obra y pregunte a todo mundo cinco o seis calles a la redonda y regrese a casa cansada y deprimida. Llena de pensamientos mórbidos, imaginando a cucho mordido por perros, a cucho encerrado en las casas abandonas de los lotes baldíos, después tuve pensamientos peores, de la gente que pierde a sus familiares, a sus hijos y me pareció terrible, si o empezaba a sentirme desquiciada por el gato, ni que pensar cuando se pierde alguien, pensé en lo frecuente que es que eso pase y se vino la tragedia del mundo encima… en fin regrese a casa triste, cancele una reunión y me senté a esperar la noche para salir a la calle y ver si cucho maullaba por algún lugar o reaparecía perdido entre los carros estacionados a lo largo de la calle.

No quise esperar dentro de la casa, sin cucho me parecía doloroso, y el albañil se había ido si despedirse, solo quedaba el gato amarillo, que seguía estirado en la mesa. Salí a dar una última vuelta a las calles, Teofilo uno de los perros salió conmigo pero no vimos nada, ni seña del cucho. Me senté tristemente afuera de la casa, sin querer me escurrían las lagrimas. Cucho ha sido un amigo muy cercano. Un vecino vino y se acerco a preguntarme si estaba triste por el gato, me platico de cómo a él se le había perdido un perro de muchos años. La plática realmente logro que las cosas fueran menos rudas, me tranquilizaba hablar con ese hombre desconocido. Hablamos unos minutos y desapareció. Yo me quede en la calle, asumiendo lo sucedido y pensando que tal vez mi gato sordo podría encontrar el camino de regreso a pesar de nunca haber visto la calle.

Empezaba a oscurecer cuando vi la figura del albañil apareciendo entre las sombras, con ropa limpia y una caja de cartón en la mano: “aquí está tu gato, solo píntalo de blanco”. Me pareció un buen detalle el regalo, aunque no sé si deseaba un cachorro. Abrí la caja y vi un animalito escuálido, medio enfermo y muy pequeño, de unas tres semanas. Un poco traqueteado por la vida como el mismo León. Le invite un té a León, le invite a pasar a la casa, y le gusto idea pero no quería que nadie nos viera para evitar habladurías, -por mi o hay problema- le dije, -sabiendo claramente que el problema era para él, hombre tradicional y casado, poco acostumbrado a la amistad no sexual con una mujer.

Saque al pequeño animal sin gustarme la idea de perder uno y ganar otro, yo en realidad quería al cucho de regreso. Le busqué una cobija al gatito y lo inspeccione, vi que le habían cortado los bigotes, o tal vez se le habían caído, que tenia lagañas y la nariz descarapelada, la cola como con sarna y sentí todo al mismo tiempo ganas de regresarlo y deseo de cuidarlo. Pensé que tal vez debía cuidar este y alguien más cuidaría de cucho perdido en quiensabe que calle. Mientras inspeccionaba al chiquito apareció cucho, supongo que se había quedado dormido en algún rincón sin revisar o entre las cobijas. No podía creer que estuviera de regreso. Fui a avisar a las mujeres que viven en las casitas que conforman el terreno, estaban todas juntas viendo a Thalia en su papel de Maria Mercedes. Llegue en comerciales, así que por cinco minutos fui su centro de atención y rieron divertidas cuando les dije que ahora me había llegado un gato nuevo y que era el albañil quien lo había traído. La telenovela empezó de nuevo y regresaron a la pantalla, yo desaparecí ahora preocupada por tener tanto gato, tres animalitos en un cuarto es demasiado.

Vino el albañil a invitarme a cenar, así quiso la suerte que este día comiera yo todo el día sin gastar un peso. Me vi atrapada, de no saber si me gustaba o no la idea de tener otro gato y de pensar en no iba a dejar esa criaturita a su suerte. Terminamos de cenar y platicamos un poco bien acomodados en una mesa de la tlayuderia, León veía la tele y escuchaba mis quejas respecto a la programación, eso pasa, la dejas de ver y después te parece obscena, asi es el efecto pantalla a la distancia. León pidió algo de cenar para su hijo y se preparo para tomar camino a casa, supe claramente que no iba a insistir en lo del hotel. Nos despedimos y me dejo dinero para la leche del felino, me sentí un poco mal por mis quejas respecto a tener un nuevo animalito porque también podía reconocer la intención del regalo y sentirme agradecida.

Regrese a casa y cucho estaba viendo sin mucho agrado al animalito nuevo que bufaba con fuerza contra los dos gatos que le miraban desconcertados. EL señor cucho, gran gato de casi 9 años, me ha dado muchas lecciones de vida últimamente, lo acaricié para hacerle saber, aunque él no lo sepa y nunca se haya perdido, la alegría de tenerlo de regreso. Cucho se dejo acariciar un rato, se paro y por primera salió por el hoyo de lo que pongo como puerta. Salí a buscarlo, pero no había ido lejos, estaba parado al lado de nuestra casa. Me quede unos minutos a su lado, no se si cucho entendió pero quise decirle que corriera por el patio, que conociera la casa donde vivimos sin temerle a los perros, quise también pensar que así, sabiendo donde esta podría regresar siempre que se perdiera. Saque el encendedor que traía en la bolsa y me volví a relajar, y así relajadamente vi como cucho cruzo el patio por primera vez y se metió entre las motos del taller vecino. Me sentí tan tranquila de verle irse, segura de que esta vez no se perdería. Regreso a los pocos minutos orgulloso de esa travesía, supongo que también impulsado a salir por la desazón que le provoca el cachorro recién llegado.

Aun no se qué hacer con el pequeño, parece débil y enfermo y me da miedo que contagie al resto. Es una triste situación y no sé porque pienso en León, en cómo me ha dicho esta tarde que se siente enamorado y siento como con el gato, que es un gran regalo pero no sé si lo quiero. Le he visto los ojos al felino y está enfermo, como un amor que no nació bien y no le queda más que morir.

Pasa de la media noche cuando escribo estas notas, llueve y lleve, llueve y llueve, llueve y llueve una y otra vez, y cucho orgulloso entra y sale de la casa al patio sin importarle ni el agua ni los perros.

La relacion vicitma-victimario es indispensable para ejercer el poder. Se requiere de una victima pasiva y debil para que el victimario se imponga, tambien se requiere quitarle resposabilidad a la victima, despojarla de toca capacidad de respuesta y de accion.

Pongamos un ejemplo claro, en el mundo somos millones los sometidos a la explotacion y las chingaderas que nos lanzan los grupos de poder. Si nos colocamos como victimas, parece que solo padecemos, que solo recibimos algo que inevitablemente nos imponen. Que pasa si nos vemos de otra manera, y asumimos nuestra responsabilidad en esta dominacion y en este desastre, es decir si asumimos que estamos asi no solo porque nos dominan sino y sobre todo porque no respondemos a ello.

Acaso no le interesa a los poderosos que nos consideremos victimas y que no asumamos nuestra responsabilidad?

Ahora imaginemos una relacion larga, el hombre golpea sistematicamente a la mujer, la humilla, la somete, acaso no tiene algo de resposabilidad esa mujer? acaso no debria hacerse cargo de esta situacion? o solo es victima inocente… acaso no esta participado de ello?

Parece pues necesario romper la dicotomia victima -victimario y no aceptar con naturalidad los discursos de la victima.

itaMENON/vilmasanchez.

 

 

En los años setenta emerge con fuerza el feminismo radical, la revolución sexual se había esparcido la década anterior y daba sus frutos feministas. Muchas cosas se pusieron en cuestión, desde la imposición de la heterosexualidad y la monogamia como norma hasta la moralización del cuerpo de las mujeres. Es decir, se puso énfasis en cuestionar el amor romántico, la virginidad, la idea de que el cuerpo de las mujeres es pasivo respecto al deseo,  se echo por delante el deseo y la sexualidad de las mujeres hasta entonces oculto o por lo menos no tratado como cuestión politica.  De todos estos posicionamientos salía el slogan de “lo personal es político”, todo aquello que se lanza a la vida privada y a la alcoba es político, se decía entonces.

Los setenta fueron los años de la pornografía en las salas de cine, lo cual trajo múltiples polémicas. De entre las feministas radicales salió una oleada puritana, Andrea Dworkin y Catherine Mackinnon (esto se dio con los gringos) se lanzaron contra la pornografía, atacando no solo a la industria, (cosa que muchas feministas hacían), sino a las mujeres que se afirmaban como actrices porno o que buscaron otras maneras distintas a la industria de mostrar la desnudez y el sexo. Así, este par de puritanas se lanzaron a la acción atacando grupos lésbicos, llevando al congreso propuestas de regulación de toda imagen pornográfica y dando una guerra contra cualquier forma de sexualidad que ellas consideraran exhibiera a las mujeres. La discusión fue una guerra entre feministas, “las guerras del sexo” le llaman a este momento. Esto fue en los ochenta, cuando las feministas anti porno se confrontaron con feministas que abogaban por una sexualidad mucho más libre. La feminista judía Andrea Dworkin lanzo una campaña anti porno y pronto se convirtió en una influencia en el congreso gringo, sobre todo para el ala más conservadora.

Dworkin comenzó halar de víctimas, todas las mujeres que hacen porno son víctimas, todas la mujeres que exhiben sus cuerpos son víctimas, no se dan cuenta que están siendo usadas por el patriarcado, los hombres todos son potenciales violadores y así inicio algo que ahora se ha hegemonizado vía los medios de comunicación y que impone de nuevo un puritanismo afín a los grupos de poder económico, que valga decirlo son conservadores, son corporativos y son masculinos. El operativo tuvo sus frutos, la derecha se impregno en la población estadounidense al grado de regular los cuerpos de tal manera que se impuso que nadie se toque, que cualquier contacto fisico sea visto como un escándalo y pueda ser penalizado, así de laguna manera funciona la legislación gringa.

En el grupo anti porno militaba Diana Rusell, la que impuso el término feminicidio. Una feminista conservadora como Dworkin y como la abogada MacKinnon. El termino se retomo por la ONU, la OEA y la Comisión Interamericana para imponerlo en América Latina justo cuando las redes del capital no legal comienzan a asesinar  y comerciar con cientos de mujeres y niñas. La noción de feminicidio por supuesto no es crítica con el capitalismo, es consustancial a él, es impulsada por los centros financieros e impuesta mediáticamente.

Muchas mujeres, sobre todo las más jóvenes desconocen la tradición feminista, se han formado con videos, memes y diversos estímulos mediáticos. También muchas de ellas se han formado en el feminismo deslavado de la academia, de tal forma que lo que ahora predomina es el discurso que se impuso desde los centros de poder, se habla de : seguridad, violencia (así, en abstracto, no violencia del capital, no violencia de Estado), cultura de la denuncia, castigo, pero también de víctimas, revicitmizacion, feminicidio y lo más absurdo sobrevivivencia al feminicidio. Muchas mujeres también han adoptado le discurso del miedo, el del enemigo, el del hombre como potencial violador.  Asi pues el discurso de muchas de las mujeres que se movilizan en las calles es exactamente igual al de la ONU, la OEA, los gobiernos y las agencias de comunicación y la academia mas gris.

Es decir, la libertad de los cuerpos, la amistad y comprensión necesaria entre hombres y mujeres, la lucha conjunta para echar abajo la dominación, esa se acabo. El feminismo para muchos que lo conocen por primera vez o cuyo único contacto es el de los términos hegemonizados por los medios  y la academia es esta versión pobre: mujeres víctimas, hombres potenciales victimarios, una sociedad marcada solamente por la tensión sexual, sin critica al amor romántico, sin critica al capitalismo, al a familia, a los medios, sin nada más que un cascaron regulatorio que busca imponer un comportamiento único entre los cuerpos.

Así, de forma descuidada y sin conciencia de lo que los medios son y hacen se adopta lo que por ellos circula. Feministas pidiendo seguridad, feministas muertas de miedo, feministas a las que les da igual que las más pobres estén siendo despojadas, chingadas y asesinadas por el narco y los sistemas policiales, (pues este feminismo va dirigido a un sector de mujeres, clase media)  feministas despolitizadas, la gran mayoría de ellas universitarias.

En fin, que ahora es necesario traer de regreso la historia de nuestro pensamiento, quiero decir, recordar que si nos decimos feministas hablamos de una historia larga, de una historia de diferencias y tensiones y que está muy lejos de ser eso que ahora circula en la mayoría de los espacios.

Como es que se impuso la víctima como definición de las mujeres? como es que se despolitizo el feminismo? como es que se regreso al puritanismo de los cuerpos? Como es que se logra que las mujeres se movilicen por seguridad y justica de Estado? Como es que las denuncias  en las redes sustituyen a la crítica de la sociedad?.. Parte de esa respuesta está en los centros de poder, que lanzan el anzuelo “feminista” que es compartido por miles que lo asumen de forma cómoda sin cuestionarse nada ya, ni al estado, ni a la familia, ni la construcción del cuerpo y el deseo, ni la dominación. Mujeres que solo buscan sentirse seguras,  porque han asumido que son vulnerables.

Así pues, la primera parte de esta historia, en donde el feminismo gringo más conservador  adaptado al catolicismo culposo de latinoamericano se retoma y repite una otra vez en nuestras pantallas.

ItamEnon/VilmaSanchez.

 

Desde hace meses se venía esperando el momento en el que el CNI diera el siguiente paso y presentara a su candidata, o para decirlo correctamente, a su vocera. De lo que hablamos no es de una candidatura independiente, ni de una campaña que tenga por objetivo la llegada a la presidencia, eso no va a suceder. Y no va a suceder porque no es el objetivo, porque el sistema de representación, la democracia capitalista en definitiva no es opción.

¿Entonces que se busca? Desde hace tiempo que el EZLN viene haciendo un esfuerzo por ir abriendo nuestra mente y nuestros oídos, no solo respecto a lo que pasa con los indígenas y estos más de 500 años de conquista imparable. No solo por el despojo que no para, no solo por el desprecio, el racismo, el abuso y el exterminio que tampoco paran, sino por eso que ahora, en este momento de nuestra vida social, de nuestra vida en común nos está sucediendo a todos.
No se trata acá de tomar el modelo zapatista, o el modelo del CNI y colocarlo como nuestro modelo a seguir. No, se trata de escuchar, para eso se hizo la Escuelita Zapatista, para eso el CompArte y el ConCiencias, para ver si la vía de los saberes, que no son los saberes y las maneras impuestas por el capital, nos ayudan a abrir camino en medio de esta oscuridad mediatizada. El experimento del CNI tiene sentido si logra que nos abramos a pensar la situación, si logra mostrarnos el punto crítico al que hemos llegado y este objetivo está claramente muy lejos de hacer de este experimento un asunto electoral.

Asi pues la invitación no es a ser seguidores, ni acompañantes, ni militantes, ni votantes. La invitación a escuchar el crujido del mundo que se desmorona y nos arrastra en su caída. Cada uno de nosotros debe buscar su colectividad, su comunidad, su espacio de creación de una cosa otra distinta al capitalismo, cada unos de nosotros debe buscar su lucha. No tenemos porque hacer caracoles zapatistas por todos lados, tal vez encontremos otras maneras de organizar nuestras vidas. Es decir, autodeterminarnos. Organizarnos es una estrategia de defensa en esta guerra, pero sobre todo nuestra mayor fuerza es la negación al modelo único que se busca imponer. Autodeterminarnos es desestabilizarlos.

El capitalismo es una ideología, es una forma de vida, es una cosmovisión aberrante, basada en el enriquecimiento y la dominación, si es todo eso, pero no solo es un asunto ideológico en el que todos estamos inmersos. También y claramente el capitalismo es un asunto de poderes concretos. Los banqueros, los negociantes de datos e imaginarios, es decir quienes controlan los medios, los negociantes de la guerra, la industria medica, la agrícola. Hablamos sobre todo de quienes llevan las riendas de los dineros y abiertamente se imponen sobre los Estados para imponer sus lineamientos. Hablamos de ellos, de quienes concentran la riqueza pero también lo de que este sistema imparable ha hecho y sigue haciendo con la naturaleza. Extractivismo, despojo, asesinato, sometimiento esa es la lógica que impera.

Quienes conforman el CNI están haciendo este esfuerzo para hacerse escuchar pero sobre todo están intentando que empecemos a hablar, que abramos los oídos hacia nuestro entorno, para poder ver y oír más allá de lo que los medios nos dicen, para poder recuperar nuestra autodeterminación y oponernos al autoritarismo del modelo único.

Quien piense que la estrategia del CNI es una candidatura está equivocado, quien piense que el asunto son las votaciones no ha entendido el problema, quien piense que se exagera y no es verdad que esto se está cayendo a pedazos y que esa caída implica una guerra simplemente no está dispuesto a oír.

El mensaje del CNI es también para los activistas, para aquellos que buscan a quien seguir. No se trata de seguir, se trata de actuar desde donde estamos, de tomar la parte que nos toca. Se trata de empezar la ofensiva, cada colectividad, cada individuo desde su trinchera. Los caracoles zapatistas no son nuestro modelo, esa es la manera en que los indígenas de Chiapas han decidido vivir, pero no tiene que ser la nuestra, tenemos que aprender a buscarla, a construir de nuevo nuestra manera.

Se ha elegido a María de Jesús Patricio, una curandera, una sanadora que buscara amplificar la palabra del CNI , para intentar hacer hablar a los cercanos y a los desconocidos, para hacerlos con-versar. No se trata acá del programa político económico para el país, no se trata del proyecto de nación y todas esas grandes chatarras políticas. Se trata ahora de escapar al tradicionalismo político, de escapar a la tentación de repetir una y otra vez las mismas estrategias políticas qe no nos han llevado a ningún lado, marchas, plantones, huelgas, candidaturas independientes, partidos de izquierda e incluso las estrategias usuales de la lucha armada. Se trata de intentar abrirnos cuando menos a ver en donde estamos y que esto nos lleve a preguntarnos vamos a salir de ello.

Esa es otra cosa que nos dicen los indígenas del CNI, dejemos las formas tradicionales, usemos la imaginación y pensemos de nuevo. Habrá que esperar como va la campaña, habrá que ver si los oídos y las bocas se abren. De no ser así, el experimento no funciono, aunque sentido tiene, como sentido tiene todo aquello que sea una lucha por afirmar la vida… y si el experimento funciona es porque supimos responder a él.

ItaMEnoN/vilMaSanCHez.

Histeroaudiografias…

mayo 26, 2017

https://soundcloud.com/666-histerismo-critico

mayo 19, 2017

La campaña #SiMeMatan invita a las mujeres a hablar de su potencial asesinato. La campaña resulta por demás problemática, en primer lugar porque forma parte de esto que hemos visto los últimos tiempos que tiene que ver con ir haciendo de las redes el espacio de socialización y resolución de los problemas colectivos. Hace tiempo que esto se viene dando para beneficio sobre todo de las grandes empresas que siguen creciendo con los contenidos que ponemos en ellas, así esos espacios se van generalizando y legitimando, trayendo enormes ganancias. Eso en un sentido económico, pero que decir de la cuestión política, los mecanismos de las redes van afianzando el desmantelamiento de las potencias de la vida social.

 

Así, las opiniones y las tendencias se van marcando desde los ámbitos del poder y son recibidas como si en realidad fueran los usuarios individuales los que deciden y las construyen de forma totalmente libre. Esa es la ilusión de los últimos años que ha promovido el capitalismo. En momentos en que el control mediático se acentúa paradójicamente la gente se piensa más libre.

 

La campaña invita a enumerar las razones o lo que se argumentaría en caso de que nos mataran. Así cada mujer hace una descripción de su persona, de su perfil y resalta aquello que le parece una razón para su potencial muerte. Como pasa con muchos fenómenos de redes, el operativo alienta toda clase de pasiones y emociones, desde la vanidad a la tristeza o la aceptación de que podemos ser asesinadas. Es decir, muchas lanzan un perfil que les complace, el de transgresoras de la moral más chata. Asumiendo algo que también se recapitalizó mediáticamente, las mujeres deciden mostrarse como posibles víctimas por sus actitudes y pensamientos. Es decir, continúan con el operativo despolitizador y reproducen la idea que naturaliza la posibilidad de que cualquiera puede ser asesinado en momentos de evidentes políticas de exterminio, pues no podríamos llamar de otra manera a este asesinato generalizado.

 

La campaña la responde un sector en particular de mujeres, las que usan las redes, las que se sienten transgresoras, las que se sienten heridas por los asesinatos pero que no ven como están funcionando los mismos medios para naturalizar el asesinato.


En esa campaña no caben la militarización, la extensión de las redes de trata y órganos, el desprecio generalizado de la vida impuesto por el capital, tampoco lo que la guerra está haciendo con todos y por ende con millones de mujeres desplazadas, bombardeadas y asesinadas en guerra, está dejando de lado a las que se oponen al capital y son encarceladas por ello. No, la campaña va a para quienes no ven eso como sus problemas, porque han asumido que la violencia es así nomas, de los hombres a las mujeres, del patriarcado en abstracto y de una vida cotidiana que no es moldeada por las redes del poder empresarial.

 

Así, en algo que parece denuncia se va naturalizando la posibilidad de ser asesinada. Nos pueden matar por llegar tarde a casa, por tomar, por fumarse un toque, por coger, por caminar en la noche… porque todo esto sale del patrón tomado como parámetro, es decir el más conservador de la sociedad. Y como se logra todo eso, pues estableciendo eso mediante videos, memes, megacampañas lanzadas a nivel mundial o por ejemplo generando un escándalo mediático por la respuesta de la PGJ, que cae recordar, siempre ha sido una porquería. Las mismas agencias de comunicación que trabajan con el gobierno propagan el escándalo, bajo lo que ya se estableció mediáticamente, el escándalo moral y los prejuicios como respuesta al asesinato. El mismo gobierno necesita el reclamo por su mal actuar, porque así vuelve a aparecer una y otra vez como la vía de resolución.

 

En fin, que todo esto va generando víctimas potenciales y confrontándonos, quienes no este de acuerdo con el discurso de la víctima es un potencial enemigo. Mientras los grandes capitales sacan cuentas y entre sus ganancias hay millones y una confusión que perpetua al sistema mismo.

 

Y una pregunta para terminar… ¿Cómo es que el feminicidio se convirtió en un problema de la última década en America latina?

VIlmaSAnchez/ItAMEnon.

Desde hace unos meses que se viene dando una nueva oleada de manipulación usando al feminismo como bandera. Ya lo vimos antes en las políticas rosas implementadas por los gobiernos que van desde los institutos de las mujeres a los vagones rosados. Un simulacro rosa se instauró en todas las oficinas y planes de gobierno con la intención de generar un supuesto bienestar democrático. Estos años rosas han traído un deterioro en las condiciones de vida de las mujeres, más empobrecidas, más despojadas, más explotadas, más manipuladas mediáticamente, más asesinadas, más reprimidas por el Estado y una enorme cantidad de más y más que hablan del deterioro generalizado de la vida. Así pues una política rosa no es más que darle un toque de cursilería a las políticas de Estado. Antes ya habíamos tenido la manipulación electoral: promesas de beneficio para las mujeres y candidatas para establecer la igualdad.

 

Todo parece indicar que ahora estamos frente a otro momento en que se intenta usar ciertas ideas feministas con fines políticos que claramente benefician al orden establecido. De nuevo parece que estamos frente al uso de las políticas sexuales para establecer una estrategia de división. Es claro que frente a la situación que estamos viviendo es urgente organizarnos, hombre y mujeres tenemos que confrontar el despojo generalizado, la represión de Estado, la injusticia, la pobreza, la necesidad de construir otra vida. En fin, que frente a lo que vivimos es ineludible la respuesta, eso lo saben quienes se benefician del mal generalizado, esto lo saben quienes detentan el poder y por ello tienen que hacer algo para impedir esta organización.

 

Hace unas semanas salió la campaña “Mi primer acoso” en el marco de una oleada de testimonios y de la marcha del 24A.  De repente el carácter de víctima se convierte central en la definición de las mujeres que se enfrentan a un enemigo real: los hombres, todos posibles violadores y acosadores, y nosotras las mujeres siempre como víctimas potenciales. Una campaña que genera encono entre hombres y mujeres pero que no es capaz ni de lejos de exponer la situación a la que nos enfrentamos las mujeres, hablo de un país militarizado, de un autoritarismo que impone un régimen policial en donde el abuso sexual se potencia en las calles, en donde la violencia de Estado se va imponiendo en todos lados. Un abuso sexual que no es un chiflido ni una frase que bien podemos responder, sino el secuestro de miles de mujeres que son encerradas y sometidas como esclavas sexuales, un secuestro que es posible por la vinculación del gobierno con los grupos criminales. Usando un sentimentalismo barato la campaña manipula al ocultar las condiciones reales que producen el abuso, manipula también al confundir los problemas, no son los hombres abusivos del transporte público o los que enseñan el pito en público los enemigos más temibles. Son los narcos que asesinan, son los coyotes y polleros a los que no les importa la vida de las migrantes, son los empresarios que mueven las redes de comercio sexual, son los paramilitares usados por los altos mandos políticos que asesinan y violan. Nada hay en esta campaña que haga una crítica los medios de comunicación por reproducir la torpeza sexista generada en las familias tradicionales y enseñada en las escuelas. Nada hay en esta campaña que critique las raíces de esta misoginia que hace pensar a algunos hombres que el hecho de serlo les permite abusar de otra, en fin, nada hay tampoco en esta campaña que nos insinúe al menos la necesidad de establecer una solución. Lo que si hay es un virus terrible, la generación de un enemigo, la generación de una paranoia: los hombres atacadores, esos con los que no debemos organizarnos las mujeres.

 

Desgraciadamente este discurso ha penetrado en nuestros grupos de mujeres, ya se escucha a muchas decir que los hombres son el problema, decirlo así nomas como si pudiéramos ignorar la complejidad de la situación.

 

Lo que tampoco hay en la campaña “Mi primer acoso” es un señalamiento a la enorme crisis de justicia que vivimos. ¿Qué hacemos con el violador? ¿Qué sistema de justicia responde frente a ello? ¿Qué hacemos cuando el violador esta ejerciendo la violencia de Estado? La campaña al final termina siendo un distractor, plagada de sentimentalismo al modo de “mi primer amor”, “mi primer juguete” “mi primer beso” termina apelando a la cursilería impolítica. Termina generando confusión y encono en lugar de ayudar. Termina haciendo ver como si el feminismo solo tuviera un tema: el acoso, y las mujeres solo tuviéramos un problema: el acosador. ¿A quién le beneficia esto?

Mayo 2016.

 

La cancion de Paolina…

abril 23, 2017

la canncioncancion

Itacay sogooh anarchy!arañas de marteen casa